El libro retoma testimonios y reflexiones de algunas mujeres cortamate, como un ejercicio para acentuar el análisis sobre sus luchas comunitarias y culturales. Sus voces, relatos y vivencias son aportes fundamentales para la construcción de memoria colectiva en el contexto del valle del Patía.